3 trucos para que tus huevos cocidos queden perfectos

Introducción

Los huevos cocidos son una de las recetas más sencillas y versátiles que existen en la cocina. A pesar de lo fácil que puede parecer cocer un huevo, la realidad es que hay muchos factores que pueden afectar el resultado final; desde la temperatura del agua hasta la frescura del huevo. Afortunadamente, hay algunos trucos que puedes seguir para asegurarte de que tus huevos cocidos queden perfectos cada vez. En este artículo vamos a compartir contigo tres trucos infalibles que te ayudarán a conseguir el resultado que buscas.

Truco #1: Cocer los huevos a temperatura ambiente

El primer truco que te recomendamos seguir si quieres que tus huevos cocidos queden perfectos es asegurarte de que los huevos estén a temperatura ambiente antes de cocerlos. Esto se debe a que cocinar los huevos directamente del refrigerador puede causar que se rompan durante la cocción debido a la repentina exposición a altas temperaturas.

Para evitar que esto suceda, simplemente saca los huevos del refrigerador al menos una hora antes de cocinarlos. Esto les dará tiempo suficiente para alcanzar la temperatura ambiente antes de que los sumerjas en agua caliente.

Truco #2: Agregar sal y vinagre al agua de cocción

Otro truco que te ayudará a conseguir huevos cocidos perfectos es añadir sal y vinagre al agua de cocción. La sal ayuda a que la cáscara del huevo se desprenda fácilmente, mientras que el vinagre ayuda a mantener la clara del huevo unida en caso de que se rompa durante la cocción.

Para utilizar este truco, simplemente añade una cucharada de sal y una cucharada de vinagre al agua de cocción antes de sumergir los huevos. Recuerda que es importante añadir estos ingredientes antes de que el agua empiece a hervir. Una vez que el agua está hirviendo, baja el fuego y añade los huevos con cuidado.

Consejo adicional: Utiliza una cuchara de metal para sumergir los huevos

Para evitar que los huevos se rompan durante la cocción, te recomendamos sumergirlos cuidadosamente en el agua utilizando una cuchara de metal. Las cucharas de metal son más resistentes que las de plástico y te permitirán colocar los huevos en el agua sin causarles ningún daño.

Truco #3: Utilizar un temporizador

El tercer y último truco es utilizar un temporizador para asegurarte de que los huevos se cocinen durante el tiempo adecuado. Saber cuánto tiempo cocer los huevos es crucial para lograr el resultado que estás buscando.

En general, cocer los huevos durante 5 minutos producirá huevos con la clara líquida y la yema líquida. Cocerlos durante 7-8 minutos producirá huevos con la clara cocida y la yema aún cremosa. Cocerlos durante 9-12 minutos producirá huevos duros.

Una vez que hayas determinado cuánto tiempo quieres cocinar tus huevos, utiliza un temporizador para asegurarte de que los saques del agua en el momento adecuado. Si no tienes un temporizador de cocina a mano, puedes utilizar el temporizador de tu teléfono móvil o de tu reloj.

Consejo adicional: Refréscate con agua fría

Una vez que los huevos estén cocidos, es importante que los retires del agua caliente y los sumerjas en agua fría durante unos minutos para detener el proceso de cocción. Esto también hará que sea más fácil pelar los huevos.

Para utilizar este truco, simplemente saca los huevos del agua caliente con cuidado y sumérgelos en un recipiente con agua fría. Agita el recipiente un poco para asegurarte de que el agua fría llegue a todas las partes del huevo. Déjalos en el agua fría durante unos minutos antes de pelarlos.

Conclusión

Cocinar huevos cocidos perfectos no tiene por qué ser difícil si sigues estos tres trucos sencillos. Asegurarte de que los huevos estén a temperatura ambiente antes de cocinarlos, añadir sal y vinagre al agua de cocción y utilizar un temporizador son consejos clave para conseguir un resultado perfecto cada vez. Prueba estos trucos la próxima vez que cocines huevos cocidos y verás cómo mejora el resultado final.