yema.es.

yema.es.

Huevos benedictinos con salmón gravlax

Huevos benedictinos con salmón gravlax

Introducción

Los huevos benedictinos son un plato bastante popular debido a su delicioso sabor y texturas suaves y cremosas. Su preparación puede parecer complicada, pero en realidad es bastante sencilla si sigues cada paso cuidadosamente. En este artículo, te guiaré a través de un paso a paso para hacer unos deliciosos huevos benedictinos y una variante con salmón gravlax que seguramente te encantará. Así que ponte el delantal, prepara tus utensilios en la cocina y comencemos a cocinar.

Ingredientes

Antes de comenzar, debes asegurarte de tener todos los ingredientes necesarios. Esta es una lista de los ingredientes necesarios:

  • 4 huevos
  • 2 muffins ingleses
  • 4 rodajas de salmón gravlax
  • 1 taza de espinacas
  • 2 cucharadas de vinagre blanco
  • ½ taza de mantequilla clarificada
  • 4 yemas de huevo
  • 1 cucharada de jugo de limón recién exprimido
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación del salmón gravlax

Si quieres experimentar con una variante de huevos benedictinos, la opción perfecta es agregar salmón gravlax. Para preparar el salmón gravlax, sigue estos pasos:

Paso 1: Preparación de la mezcla de sal

Mide 4 cucharadas de sal kosher y colócala en un recipiente. Agrega una cucharada de azúcar y una cucharadita de pimienta recién molida. Mezcla todo bien.

Paso 2: Preparación del salmón

Coloca una capa de la mezcla de sal en un plato. Pon el salmón en el plato con la piel hacia abajo. Cubre el salmón con la mezcla de sal restante y envuélvelo en papel film. Pon peso sobre el salmón enviándolo a la nevera durante un par de días.

Paso 3: Preparación del salmón gravlax final

Después de 48 horas, retira el salmón de la nevera, quita la sal y enjuaga bien. Seca el salmón con una toalla de papel. Una vez que se ha secado con cuidado, córtalo en rodajas finas y tendrás un delicioso salmón gravlax para utilizarlo en tus huevos benedictinos.

Preparación de los huevos benedictinos

Paso 1: Preparación del muffin inglés

Divide los muffins ingleses por la mitad y tuéstalos en una sartén, con una pizca de mantequilla clarificada. Una vez que los muffins estén ligeramente dorados, sácalos de la sartén y manténlos aparte.

Paso 2: Preparación de las espinacas

Limpia y lava bien las espinacas. Colócalas en una sartén con una cucharadita de mantequilla clarificada. Saltea durante 2-3 minutos a fuego medio y sigue moviendo hasta que las espinacas estén cocidas. Una vez listas, sácalas de la sartén y mantenlas aparte.

Paso 3: Preparación de los huevos poché

Agrega una taza de agua en una cacerola y ponla a hervir. Una vez que el agua esté hirviendo, agrega dos cucharadas de vinagre blanco. Reduce el calor para mantener el agua en una temperatura suave y remolino el agua en movimientos circulares con una cuchara de madera.

Casca un huevo en una taza y bájalo lentamente al agua caliente. Utiliza una cuchara de madera para envolver las claras del huevo alrededor de la yema. Cocina el huevo poché durante unos 3 minutos. Una vez que esté listo, sácalo con una espumadera y colócalo en una toalla de papel para secarlo. Repite este proceso para los huevos restantes.

Paso 4: Preparación de la salsa holandesa

Agrega 4 yemas de huevo en una batidora y bátelas durante un minuto. Luego, agrega lentamente una taza de mantequilla clarificada derretida en la batidora, mientras continúas batiendo. Añade una cucharada de jugo de limón recién exprimido, sal y pimienta al gusto. Mantén la salsa a temperatura caliente, colocándola en una olla a baño maría.

Paso 5: Ensamblaje del plato

Coloca las mitades de muffins ingleses en un plato. Agrega una capa de espinacas en cada muffin. Coloca una rodaja de salmón gravlax en la parte superior de las espinacas y luego, coloca el huevo poché encima de todo. Finalmente, agrega una cucharada de salsa holandesa por encima de los huevos. Repite hasta que hayas ensamblado todas las porciones. Sirve inmediatamente para disfrutarlo caliente.

Conclusión

Los huevos benedictinos son una deliciosa opción para el desayuno, brunch o incluso una cena elegante. Con pocas manipulaciones, puedes transformar este plato clásico en una variante aún más exquisita con salmón gravlax. Ya sabes cómo hacerlo paso a paso, así que no dudes en experimentar con tus recetas favoritas. ¡Qué lo disfrutes!