Huevos benedictinos con tocino crujiente

Introducción

Los huevos benedictinos son un plato que se ha vuelto muy popular en los últimos tiempos. Este platillo tiene su origen en el desayuno inglés, y su popularidad se ha extendido a otros lugares del mundo. La razón principal de su popularidad es el hecho de que es muy fácil de preparar, y a la vez es un plato que resulta muy sabroso y nutritivo. En este artículo te enseñaremos cómo preparar los huevos benedictinos con tocino crujiente de una forma muy sencilla, pero que te garantizamos que el resultado final serán huevos benedictinos perfectos.

Ingredientes

Aquí te presentamos una lista de los ingredientes que necesitarás para preparar los huevos benedictinos con tocino crujiente:
  • 4 huevos
  • 2 muffins ingleses partidos por la mitad
  • 4 rebanadas de jamón o salmón ahumado
  • 4 lonchas de queso cheddar
  • Para la salsa holandesa:
    • 3 yemas de huevo
    • 1 cucharada de jugo de limón
    • 1/2 taza de mantequilla derretida
    • 1/2 cucharadita de sal
    • 1 pizca de pimienta negra
    • Para el tocino crujiente:
      • 8 lonchas de tocino

Preparación

Tocino Crispy

El tocino crujiente es uno de los ingredientes principales de los huevos benedictinos, y en este caso, es el elemento principal. Prepararlo es muy sencillo:
  1. Colocar las lonchas de tocino en una bandeja para hornear y hornear a 190 grados Celsius durante 20 minutos hasta que estén doradas y crujientes.

Salsa Holandesa

La salsa holandesa es una de las salsas más deliciosas que existen. Es rica y cremosa, y un excelente complemento para los huevos benedictinos.
  1. En un procesador de alimentos, mezcla las yemas de huevo, el jugo de limón, la sal y la pimienta hasta que estén bien combinados.
  2. Con el procesador en funcionamiento, vierte lentamente la mantequilla derretida en la mezcla, mientras se continúa batiendo, hasta que la salsa esté espesa y cremosa.
  3. Mantén la salsa holandesa en un baño maría tibio hasta que esté lista para usar.

Huevos Benedictinos

Ahora que tenemos el tocino crujiente y la salsa holandesa, podemos comenzar a preparar los huevos benedictinos.
  1. Coloca las mitades de muffins ingleses en una bandeja para hornear.
  2. Coloca las lonchas de jamón o salmón ahumado encima de cada mitad del muffin.
  3. Coloca una loncha de queso cheddar encima del jamón o salmón ahumado.
  4. Hornea la bandeja de muffins ingleses con el jamón y el queso durante 8-10 minutos hasta que el queso se derrita y el muffin esté caliente.
  5. Mientras tanto, hierve una olla con agua y un poco de vinagre.
  6. Cubre una taza con una envoltura de plástico resistente al calor y rocía un poco de aceite en aerosol dentro de la taza.
  7. Casca un huevo dentro de la taza con la envoltura de plástico.
  8. Usando las esquinas de la envoltura de plástico, recoja los bordes de la envoltura de plástico y tuerza ligeramente para cerrar el paquete de huevo.
  9. Coloca el paquete en el agua hirviendo.
  10. Repite los pasos 7-9 para los 3 huevos restantes.
  11. Cocine los huevos durante 3-4 minutos, o hasta que las claras estén firmes y las yemas estén todavía suaves.
  12. Retira los huevos del agua con una cuchara ranurada y coloca en un plato forrado con papel de cocina para escurrir el agua sobrante.
  13. Retira los muffins ingleses y la carne de la bandeja del horno.
  14. Coloca cada mitad de muffin con queso y carne en un plato.
  15. Usando la cuchara ranurada, coloca un huevo escalfado en la parte superior de cada muffin inglés.
  16. Vierte la salsa holandesa caliente sobre los huevos benedictinos.
  17. Sirve los huevos benedictinos con tocino crujiente de inmediato.

Conclusion

Los huevos benedictinos son una receta muy sencilla de hacer, y te garantizamos que con nuestra receta, obtendrás un resultado perfecto. Esperamos que hayas disfrutado de esta receta y que te animes a probarla. ¡Buen provecho!