Mini quiches de huevo y queso

Introducción

Los mini quiches de huevo y queso son una deliciosa opción para cualquier comida, ya sea desayuno, almuerzo o cena. Es una forma fácil de disfrutar de una porción individual de un plato dulce o salado, lleno de sabor y nutrientes.

Ingredientes

  • 6 huevos
  • 1/2 taza de leche entera
  • 1/2 taza de queso rallado
  • 1/4 taza de cebolla picada
  • 1/4 taza de pimiento rojo picado
  • sal y pimienta al gusto
  • 1/2 taza de harina
  • 1/2 cucharadita de polvo de hornear
  • 1/4 taza de aceite de oliva

Para la base de los mini quiches:

  • 1 taza de galletas saladas trituradas
  • 1/4 taza de mantequilla derretida

Preparación

Comenzamos preparando la base de los mini quiches. Mezclamos en un bol las galletas trituradas con la mantequilla derretida hasta obtener una masa compacta. Colocamos una cucharada de esta mezcla en el fondo de cada molde para muffins.

A continuación, en un bol grande, mezclamos los huevos, la leche, el queso, la cebolla, el pimiento rojo, la sal y la pimienta. Añadimos la harina y el polvo de hornear, mezclando bien hasta obtener una masa homogénea.

Vertemos la mezcla de huevo sobre la base de galletas en cada molde para muffins, llenando cada uno hasta 3/4 de su capacidad.

Finalmente, horneamos los mini quiches en un horno precalentado a 180℃ durante unos 15-20 minutos, o hasta que los bordes estén dorados y el centro esté firme al tacto.

Consejos

  • Prueba agregar diferentes tipos de queso para variar el sabor de tus mini quiches.
  • Si deseas realizar una versión vegetariana, omite las cebollas y el pimiento rojo y agrega vegetales como brócoli, espinacas o champiñones.
  • Los mini quiches pueden ser servidos tibios o fríos, lo que los convierte en una excelente opción para servir en fiestas o reuniones.

Conclusiones

Los mini quiches de huevo y queso son una opción fácil, rápida y deliciosa para cualquier comida o merienda. Pueden ser preparados con una variedad de ingredientes, lo que significa que son altamente personalizables para satisfacer los gustos y preferencias de cada comensal. Además, son prácticos para llevar como snack en la oficina o para una merienda en el camino. ¡Son una excelente adición a tus recetas de huevo!